Estos son algunos malos hábitos nocturnos que te hacen engordar

Estos son algunos malos hábitos nocturnos que te hacen engordar

Aquellos que intentan perder peso saben lo frustrante que puede ser el tiempo que lleva perder los kilos de más, los constantes sacrificios y esfuerzos por mejoras lentas y poco notorias que a veces llegan incluso después de semanas, sin embargo, podría ser interesante conocer algunos hábitos nocturnos pueden afectar nuestro cuerpo, impidiendo que bajemos y haciéndonos ganar peso. A menudo adoptamos estos malos hábitos que terminan comprometiendo nuestro bienestar y salud en lugar de hacernos sentir bien.

En primer lugar, conocer y respetar la importancia del sueño es fundamental para mantener un peso ideal y muchas veces, debido a las muchas cosas que tienes que cuidar durante el día, acabas acostándote más tarde. debido a que se despierta más temprano en la mañana, en consecuencia, uno se levanta de la cama sin estar realmente descansado. La falta de sueño conlleva una ralentización del metabolismo, esto implica una dificultad para adelgazar y la tendencia a engordar, además, da lugar a sensaciones de hambre perenne y fatiga. Por tanto, dormir es de fundamental importancia y para los adultos se recomiendan 8 horas de sueño por noche.

Otro factor muy incisivo y con consecuencias desagradables es el consumo de alimentos fritos antes de irnos a dormir, de hecho, los alimentos fritos «aportan muchas calorías que difícilmente podemos consumir y que se convertirán en grasas, además de no hacernos dormir bien» como sugiere el sitio vivepiusani.it. También se desaconseja encarecidamente el consumo de alimentos picantes, ya que algunas especias pueden llevar a una mala digestión, no hacernos dormir bien y pueden provocar acidez de estómago, por lo que, dada su extraordinaria capacidad para acelerar el metabolismo, se recomienda consumirlas durante las horas del día, con el fin de facilitar el proceso de digestión y eliminación.

También está contraindicado consumir dulces o derivados del azúcar, ya que el azúcar y la harina se transforman en células grasas, calorías difíciles de quemar durante la noche; en lugar de comer un trozo de tarta, podrías preferir el consumo de alguna fruta, saludable y que no te cause dificultades digestivas de ninguna manera. Para concluir, paradójicamente, incluso saltarse la cena puede ser contraproducente, de hecho, saltarse las comidas ralentiza el metabolismo, conduce a una sensación de hambre más intensa en la próxima comida y puede provocar ansiedad y depresión.

Deja un comentario