Cebolla roja de Tropea, un excelente aliado para nuestro corazón

Cebolla roja de Tropea, un excelente aliado para nuestro corazón

La cebolla siempre ha sido parte integral de la cocina típica italiana, ya sea solo un elemento secundario o un ingrediente básico, a todos les gusta su sabor característico. Algunos de sus efectos en nuestro organismo ya son conocidos, como sus capacidades diuréticas y depurativas, sin embargo, “un reciente estudio chino de la Universidad de Hong Kong ha demostrado que la cebolla morada es, por excelencia, un alimento anti-colesterol. La cebolla, por tanto, parecería ser la mejor amiga del corazón, siempre que sea roja ”, según informa el sitio webharmauno.it.

En Italia, entre otras cosas, contamos con muchos alimentos de producción local, distinguidos en todo el mundo por su sabor único, como es el caso de la cebolla roja de Tropea, que entre otras cosas se convirtió en un producto IGP en el ya lejano marzo de 2008 ”. La Cebolla Roja de Tropea es muy rica en potasio, magnesio, vitamina A pero sobre todo en hierro, lo que la hace especialmente indicada en los períodos tempranos del ciclo para mujeres y para personas que padecen anemia ”, además,“ posee una notable capacidad nutricional y también es un tónico de las venas y arterias y las protege de cualquier traumatismo, ejerciendo así una acción antihemorrágica y actuando positivamente sobre la hipertensión ”tal y como se recoge en la web orogel.it.

La cebolla morada de Tropea también parecería indicada en la dieta de las personas con diabetes, ya que es un regulador natural del azúcar en sangre. Ya sea que se consuma cocida o cruda, la cebolla es un alimento hipoglucemiante, gracias a la hormona vegetal que contiene y que se llama ‘glucoquinina’. Además, es un excelente digestivo natural ya que, si se consume crudo, es un alimento rico en enzimas digestivas, cuya función es fundamental para la absorción y asimilación de principios nutricionales, sin causar fatiga al páncreas que trabaja mucho menos. en presencia de tales enzimas.

Generalmente se cultiva a lo largo de toda la costa del Tirreno, aunque principalmente su producción tiene lugar entre las zonas de Briatico y Capo Vaticano, localidades de la provincia de Vibo Valentia. Su uso en la cocina no tiene límites, ya sea un primer plato o un segundo plato, su sabor nunca cubrirá a los demás y sin duda será apreciado incluso por los golosos siendo, entre otras cosas, un ingrediente secreto de muchos. dulces, mermeladas e incluso sorbetes y helados.

Deja un comentario